El Banco Santander espera cerrar en breve la venta del 51% del negocio inmobiliario del Banco Popular y hacerlo “a precios de mercado”, sin descartar que en un futuro podría desprenderse íntegramente de ese lastre.

Hasta ahora hay tres fondos elegidos para este paquete inmobiliario procedente de Banco Popular. Se trata de Apollo, Blackstone y LoneStar. El adjudicatario comprará el 51% de Aliseda, la inmobiliaria de Banco Popular, recientemente recomprada por Banco Santander por 180 millones de euros. La recompra se realizó a Varde Partners LP y Kennedy Wilson Holdings Inc. Tanto la entidad como los fondos de inversión se han negado a comentar esta operación.

“A la larga podríamos vender el 100% de los activos inmobiliarios”, ha desvelado a los analistas el consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez, pero lo más probable, ha añadido, es que ahora vendan el 51% de ese negocio.

El grupo que preside Ana Botín reconoce que su exposición inmobiliaria, especialmente tras la adquisición del Banco Popular es “demasiado alta” y, “si es posible, queremos reducirla rápidamente”, “a precios de mercado o incluso por encima“.

El número dos del banco reconoce que con la recuperación inmobiliaria que vive España, Santander podría obtener mayores beneficios por esos activos y reducir las pérdidas de su división inmobiliaria.

Además, en la entidad financiera confían en recuperar depósitos del Banco Popular tras la fuga en los meses previos a su intervención y se muestran optimistas con el ritmo de concesión de hipotecas en España, que creen que podría aumentar el saldo entre un 1% y un 3%.

Santander gana 11 millones con Banco Popular y recupera 6.500 millones en depósitos

El Banco Santander, que adquirió por el precio simbólico de un euro el Banco Popular, ganó 11 millones de euros con la entidad adquirida en apenas veinte días del mes de junio, y ha recuperado ya hasta 6.500 millones en depósitos.

La aportación del Banco Popular a las cuentas del primer semestre del Banco Santander es poco significativa si se tiene en cuenta que el grupo ganó 3.616 millones, un 24 % más, pero demuestra que el negocio adquirido es rentable.

Prueba de ello es que en apenas veinte días del mes de junio en los que el Popular ya estaba en manos del Banco Santander, aportó 11 millones de euros al beneficio, al tiempo que se iban recuperando buena parte de los ahorros que los clientes habían retirado. De hecho, según ha actualizado en rueda de prensa el consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez, hasta ayer se han recuperado 6.500 millones, el 32,5% de la fuga de depósitos de 20.000 millones que sufrió el Popular antes de su intervención.