Azora, firma de inversión y gestión de activos inmobiliarios, saldrá a bolsa este viernes, 11 de mayo, a través de una oferta pública de nuevas acciones (OPS) con la espera levantar entre 455 y 500 millones de euros. Se trata del segundo estreno en el mercado del año, después del de Metrovacesa, y también del mercado inmobiliario en un ejercicio en el que el sector apunta como claro protagonista. En los próximos meses está previsto que empiecen a cotizar Testa Residencial, Vía Célere y Haya Real Estate, el ‘servicer’ inmobiliario español propiedad del fondo estadounidense Cerberus, mientras en paralelo siguen debutando socimis en el MAB.

En cuanto a Azora, supone además el salto al parqué de un nuevo tipo de empresa, una firma que no es una promotora o una patrimonialista, sino que se encarga de gestionar activos inmobiliarios de terceros, si bien cuenta con una filial con un parque de más de 11.000 de pisos en renta repartidos por toda España. No obstante, con su salida a Bolsa, la firma pretende fortalecer su balance e invertir en oportunidades que asegura tener identificadas en el segmento de alojamientos turísticos y en viviendas en alquiler.

En virtud de la operación, Azora emitirá un máximo de 47,25 millones de nuevas acciones íntegramente dirigidas a inversores institucionales, si bien reserva parte de estos títulos para el consejo, el equipo gestor y empleados. Azora ha establecido el precio orientativo y no vinculante de la colocación en 9,62 euros por acción, si bien el definitivo se fijará el miércoles 9 de mayo, una vez finalice el período de prospección de la demanda.

Busca duplicar su cartera de activos

La compañía fundada y controlada por Concha Osácar y Fernando Gumuzio, y gestora de los activos de la socimi Hispania, colocará hasta un 65% del capital resultante tras la ampliación. Gumuzio y Osácar, actuales titulares de Azora, pasarán a controlar el 32,7% y el 34,9% de su capital, en función de cómo se ejercite la ‘green shoe’.

Azora salta al parqué con el objetivo de duplicar su cartera de activos inmobiliarios gestionados en los próximos cinco años, de forma que alcance los 8.000 millones de euros en 2022, frente a los 4.400 millones con que cerró 2017. En la actual cartera de clientes de Azora como gestora de inversiones inmobiliarias, además de Hispania, figuran grandes fondos y patrimonios como George Soros, ex accionista de la socimi, Fidelity, Cohen & Steers, Goldman Sachs, CBRE Global Investors, Axa Investment Management, Paulson & Co y Bank of Montreal.

La firma anuncia su salto al parqué tras cerrar el ejercicio 2017 con ingresos de 77,6 millones de euros, un 21,4% superiores a los del año anterior, y un beneficio bruto de explotación (Ebitda), hasta 37,4 millones (+34%).